como hacer ramen con tofu y rabanillos

Hoy es 1 de abril de 2020, ha amanecido con un tiempo que parecer ir a contratiempo. Aquí, en la Sierra de Madrid, ha nevado y la niebla no nos deja ver las montañas de la Sierra de Guadarrama a través de la ventana.

Confinada por el coronavirus, como la gran mayoría de la gente, escribo esta líneas; me muevo y bailo; preparo infusiones para subir mi sistema inmune y, por supuesto, cocino. Cocino con conciencia pensando detenidamente cada ingrediente que incluyo en la olla, asegurándome de que tenga todo lo necesario para reforzarme, nutrirme y apoyar mi salud.

Ahora asomada por el balcón, dejo que el frío entre en contacto con mi piel y se filtre por mis poros para sentir que formo parte del mundo y de la naturaleza. Y observando entre la niebla pienso en qué cocinar hoy para reconfortarme y sentir calor. Solo se me ocurre una cosa: Ramen.

Soy una loca del ramen en versiones veganas o vegetarianas. Cada día trabajo para hacer su caldo y sabor más intenso; y disfruto jugando con ingredientes que retumben en el paladar, invitando a un viaje gastronómico por Japón.
En realidad el ramen realmente es una fusión con la cocina china. tuvo su verdadero auge después de la Segunda Guerra Mundial por su valor nutritivo, sabor y bajo coste.
El caldo es la clave para diferenciar el ramen chino del japonés y además es el alma del ramen define su identidad.

El ramen no es más que un cuenco grande de sopa con fideos soba (de trigo sarraceno) o trigo convencional, preparado con un caldo muy aromático y acompañado de diferentes toppings.

El tare es una salsa concentrada que le da carácter al ramen. Se coloca normalmente en el fondo del cuenco antes de añadir al caldo. Yo suelo hacerla a base de tamari, miso, mirin y mantequilla de cacahuete.

En el caldo está el secreto de la mayor parte de los ramen. Para hacer un caldo vegano tenemos que pensar en ingredientes de buena calidad, concentrados y con un sabor predominante. Para mí trabajar con el liquido del remojo de la seta shiitake seca es una buena base sobre la que empezar a cocinar y una muy buena opción para apoyar mi sistema inmune. 

Existen muchos tipos de fideos para incluir en el ramen, sin embargo yo prefiero decantarme por fideos o tallarines sin gluten. Los soba son perfectos para cualquier ramen pero también podemos utilizar fideos de arroz, o de boniato. En este caso y dadas las circunstancia de confinamiento he decidido sustituir los tallarines hechos a base de  cereales por algas espagueti de mar. Son una algas con forma de espagueti bajas en azúcares e hidratos de carbono, muy ricas en nutrientes y delicadas de sabor. 

Para los Topping puedes añadir cualquier ingrediente que tengas en casa. Incluso utilizar sobrantes. Yo particularmente juego con ingredientes que aporten valor nutricional como las algas, jackfruit, boniato, semillas, ciruela umeboshi, tofu, hojas verdes y huevo ecológico de vez en cuando.
Espero que disfrutes de esta receta tanto como yo.

Ramen vegano con caldo de cacahuete

Propiedades: Rico en minerales y oligoelemetos. Adaptógeno.

Indicado para: Refuerza sistema inmune, antiinflamatorio, anti-estrés,  adaptógeno, alcalinizante, remineralizante, depurativo.

 

RECETA: RAMEN VEGANO DE SETA SHIITAKE, ESPAGUETI DE MAR Y CACAHUETE.

Para 3-4 raciones
Tiempo: 1H
Dificultad: Baja
cp = cuchara de postre  /  cs = cucharada sopera /  v = vaso

Ingredientes:
Remojo: 
30g seta shiitake seca
1 litro de agua 
Caldo:
3cs de aceite de oliva
1 diente de ajo pelado y picado 
1 puerro limpio y picado 
21gr  jengibre rallado
Las setas shiitake que hemos remojado, sin pie y  picadas muy finas 
1 tomate picado
1 pimiento rojo picado fino 
1/ chile verde fresco, semillas retiradas y picado
El litro de agua del remojo de las setas + 1 litro de agua 
Sal marina al gusto 
50g de alga espagueti de mar deshidratada
1 zanahoria grande pelada y cortada en juliana
Tare o concentrado: 
1cs (32g) gemai miso 
2cs mantequilla de cacahuete 
4cs mirin (vino de arroz dulce)
65ml agua caliente
Toppings:
100g espinacas frescas lavadas y cortadas. 
1 tallo verde de una cebolleta picado 
2 hojas de col china troceada gruesa y salteada con un poco de aceite de sésamo tostado 
100g de tofu cortado en dados pequeños y salteado en un poco de aceite de oliva
Nota:

Se pueden sustituir las algas tipo espaguetis por tallarines de trigo sarraceno o arroz. En este caso se añaden ya cocinados al caldo que se vaya a consumir para calentarlos. De esta forma no se pasan.

Preparación:
Ponemos la shiitake seca a remojar en un litro de agua durante la noche. A la mañana siguiente ya podemos preparar el ramen. 
En una cacerola grande ponemos a calentar el aceite y rehogamos  el ajo, puerro y jengibre durante 3-4 minutos. 
Mientras escurrimos las setas shiitake del remojo, retiramos el pie de todas con un cuchillo y picamos fino.  
Incorporamos la seta shiitake picada, junto con un tomate picado, un pimiento rojo y el chile. Cocinamos durante 5 minuto aproximadamente. 
Añadimos el agua de las setas y el litro de agua extra. 
Cuando empiece a hervir echamos sal marina y el alga espagueti de mar deshidratada para que el caldo coja más sabor aún. Dejamos cocer a fuego lento 10-15 minutos. 
Por último echamos en la sopa la zanahoria y cocinamos durante 2 minutos más. 
Apagamos el fuego, sacamos las algas con unas pinzas y las ponemos en un bol con un poco de caldo para que se mantengan calientes. 
Reservamos. 
Para preparar el tare mezclamos utilizamos un bol mediano. Mezclamos con un tenedor el miso y la crema de cacahuete. Para ayudarnos incorporamos el mirin y seguimos mezclando. Por último añadimos el agua caliente y batimos hasta conseguir una textura homogénea. 
Reservamos
Ya sólo nos queda preparar los toppings que añadiremos a la sopa una vez servida. 
Por un lado picamos la espinaca y la dejamos preparada en un bol 
Hacemos lo mismo con el tallo verde de la cebolleta. 
Ponemos a calentar media cucharada de aceite de sésamo tostado en una sartén, cuando este caliente salteamos ligeramente la col china troceada. Retiramos del fuego, ponemos en un bol y reservamos. 
En la misma sartén caliente añadimos media cucharada sopera de aceite de oliva y cuando esté caliente añadimos los dados de tofu. Salteamos ligeramente, apagamos el fuego y reservamos. 
Para emplatar elegimos un bol y ponemos 2-3 cucharadas soperas de tare en el fondo. Llenamos el bol con la sopa bien caliente hasta la mitad y después con la ayuda de unas pinzas añadimos nuestro tallarines: las algas espagueti de mar. 
Ahora ya podemos añadir los toppings o ingredientes extras por encima:  Primero las espinacas, la col china y, por último, la cebolleta y los dados de tofu. 

Servimos con una cuchara japonesa y palillos, así podremos remover la sopa para que se mezcle el tare con el resto del caldo. 

Como hacer ramen vegano